miércoles, 18 de febrero de 2009

Gerardo Chelius

Mi versión del carnaval, una fiesta del pueblo que dejo de pertenecerle desde hace mucho; festejo para alegría de una cervecera (que pago 18 millones para quedarse con toda la publicidad y ventas) y una refresquera que podríamos confundir que late con fuerza; la colocación de gradas, donde los porteños son los mas afectados, el pueblo huye en estampida, lo mas lejos del boulevard, tratando de llenar el vacío de la algarabía que representaba la fiesta de la carne para los jarochos.


Las invasoras

Gradas

Un solo camino


Números




2 comentarios:

Isabel Inclán dijo...

curioso: el pueblo huye en estampida... con sus fotos pareciera que la soledad vive antes del carnaval, pero una soledad que se disfruta... gradas con números, me pregunto, se respetara la numeración?...gracias por compartir

Alicia dijo...

=O mira que encontrar por aki a Gerardo despues de un buen rato de platicar por el msn, pues un estilo diferente, una critica razonable.
la foto de las invasoras llama mi atencion...
SUERTE Y MUY PADRES LAS FOTOS :D